Datos Personales

Mi foto
Sevilla, Andalucía, Spain
Contacto: correo electrónico que encabeza el blog. Se aconseja Chrome para la mejor visualización.

sábado, 19 de mayo de 2018

Beethoven. Die Geschöpfe des Prometheus. Halász. Melbourne Symphony Orchestra. 1995.


Queridos amigos, volvemos después de un parón algo más largo de lo habitual. Y lo hacemos de la mano de nuestro querido y estimado Beethoven.

En esta ocasión con un sensacional disco dedicado a una preciosa obra: Die Geschöpfe des Prometheus (Las Criaturas de Prometeo). La grabación está realizada por el gran maestro Halász al frente de la Sinfónica de Melbourne, una de esas orquestas de menor renombre pero que con un maestro de gran nivel rinde como una de las grandes. Y en este disco es así. Una preciosa interpretación por ambas partes, director y orquesta que nos deja un muy buen sabor de boca y un regusto muy beethoveniano.

La partitura de Beethoven Die Geschöpfe des Prometheus fue creada como ballet en colaboración con el coreógrafo, compositor y bailarín Salvatore Viganò. Encargado en 1800, el ballet fue la primera obra importante del compositor destinada al escenario. Fue estrenada en el Burgtheater de Viena el 28 de marzo de 1801 y resultó inicialmente un gran éxito teniendo en pocos años decenas de representaciones. No quita este singular éxito que la obra tuviera sus críticos que la tacharon de fragmentaria y deslabazada así como de demasiado simple para un ballet.

Salvatore Viganò

La obra completa, salvo la obertura que sí forma parte habitual del repertorio sinfónico concertístico, ha sido desde entonces generalmente descuidada y tenida como poco más que una curiosidad histórica. El texto de la obra no se conserva pero sí, gracias a Dios, toda la partitura de Beethoven. El maestro usa el tema principal de la obertura en la primera sinfonía y el del último número en la Tercera Sinfonía y en las 15 variaciones con fuga para piano en mi bemol mayor, las llamadas Variaciones Eroica Op. 35.

La obra tiene 2 actos con 18 movimientos estructurados tal y como siguen:

Partes / Movimientos

Acto I
  1. Obertura. Adagio - Allegro molto con brio
  2. Introducción. Allegro non troppo
  3. Poco Adagio. Allegro con brio
  4. Adagio - Allegro con brio
  5. Minuetto. Allegro vivace
Acto II
  1. Maestoso. Andante
  2. Adagio. Andante quasi Allegretto
  3. Un poco Adagio. Allegro
  4. Grave
  5. Marcia. Allegro con brio - Presto 
  6. Adagio. Allegro molto 
  7. Pastorale. Allegro 
  8. Coro di Gioja. Andante 
  9. Solo di Gioja. Maestoso - Adagio - Allegro 
  10. Terzettino Grotteschi. Allegro - Comodo 
  11. Solo della Signora Cassentini. Andante - Adagio - Allegro - Allegretto 
  12. Coro, Solo di Vigano. Andantino - Adagio - Allegro 
  13. Finale. Allegretto - Allegro molto - Presto 

Salvatore y María Viganò (Medina en su origen español)

La sensacional composición del maestro Beethoven nos recrea una serie de cuadros vivientes, por momentos recordando ahora a Haydn, ahora a Mozart, ahora a Gluck, y que son verdadero y puro Beethoven. Al final del recorrido musical llegas sintiendo que has vivido las sensaciones e ideas del maestro, sus percepciones en forma de una secuencia de imágenes fugaces y sombrías de su pasado, presente y futuro. 

Los Geschopfe, las criaturas, somos los humanos que aún no se han hecho completamente humanos a través de sus encuentros con Apolo y las musas: la música de Beethoven encarna esa transformación vital. Y quizá la elaboración de la obra sirva a Beethoven para su proyecto de la excepcional Tercera Sinfonía, en lo musical y en su sentido humano y trascendente, una especie de taller musical entre sus dos primeras sinfonías que le servirá para vertebrar su posterior obra.


El compositor prueba formas para traducir una amplia variedad de estados de ánimo; desarrolla combinaciones instrumentales y modelos de efectos sonoros para lograr un conjunto efectivo de conclusiones musicales; usa numerosos juegos rítmicos, que veremos luego en sus Scherzi; pone en uso extensos enlaces y pasajes en tutti; muestra secuencias lentas, cambios de tempo repentinos; juega con solos inusuales (arpa y el corno di basseto); experimenta con las líneas melódicas, su tensión y fortaleza.

Podemos aventurar incluso que en esta obra se encuentran las semillas de muchas ideas, que luego emergen y luego se convierten en los sellos distintivos de la música de Beethoven. Se puede llegar a intuir material preparado para la Quinta, Sexta, Séptima o Novena sinfonía de una manera similar a como lo encontramos para su Tercera.

Espero que disfruten de esta preciosa obra y de la no menos preciosa recreación de Halász al frente de la Sinfónica de Melbourne.


Beethoven
Die Geschöpfe des Prometheus op. 43 Ballet

Melbourne Symphony Orchestra
Michael Halász

Grabación:

Iwaki Auditorium, Southbank, Victoria, Australia, febrero de 1995









martes, 1 de mayo de 2018

Mendelssohn. Integral Sinfónica. Karajan. Orquesta Filarmónica de Berlín. 1971. 1972.


Queridos amigos comenzamos el mes de mayo. Lo hacemos, aparte de inmersos en una primavera lluviosa y fresquita (para mí una enorme alegría), con un estuche de discos realmente sensacional correspondiente a la Integral Sinfónica de Mendelssohn realizada por el maestro Karajan y sus filarmónicos berlineses.

Particularmente les debo reconocer que la obra sinfónica de Mendelssohn no es una obra que acabe de convencerme de manera total. No me hago con ella, sinceramente. Por ello no es de las integrales que suelo repetir en su compra. Obras sueltas sí que puedo llegar a tener alguna que otra más pero lo que es su conjunto, si no me equivoco esta de Karajan y creo que escuché la de Abbado.

En cualquier caso es una cuestión personal que para nada debe hacer pensar que no es una obra sensacional y llena de sutilezas y pasajes bellísimos.

Esta integral por Karajan no la puedo comparar con otras como decía más arriba pero pienso que es realmente bella y llena de musicalidad.

Así sin más les dejo este conjunto de discos para su disfrute y si les apetece comentarios.









Mendelssohn
Integral de las Sinfonías

Edith Mathis, soprano*
Liselotte Rebmann, soprano*
Werner Hollweg, tenor*
Coro de la Ópera Alemana de Berlín (Chor der Deutschen Oper Berlin), Walter Hagen-Groll, director*
Sinfonía nº 2, Lobgesang*
Herbert von Karajan
Orquesta Filarmónica de Berlín

Grabaciones
Berlín, Jesus-Christus-Kirche
Sinfonía nº 1, noviembre de 1972
Sinfonía nº 2, septiembre de 1972
Sinfonías nº 3 y 4, enero de 1971
Sinfonía nº 5, febrero de 1972


CD 1: Mendelssohn - Sinf. nº 1 y nº 5








CD 2: Mendelssohn - Sinf. nº 2








CD 3: Mendelssohn - Sinf. nº 3 y nº 4








Textos:















domingo, 29 de abril de 2018

Brahms. Concierto para Piano n º 2. Jochum. Deutsches Symphonie-Orchester Berlin (DSOB). Larrocha. 1981.


Queridos amigos, dejamos esta noche un sensacional disco. No lo había escuchado antes por vía alguna y me ha parecido realmente maravilloso, una verdadera sorpresa y una joya que merece muy mucho la pena escuchar.

Hablamos de la genial colaboración en este Segundo Concierto para Piano de Brahms de dos músicos a la antigua usanza, Eugen Jochum y Alicia de Larrocha.

Dos verdaderos artistas de esos que pasan por la historia de la música dejando una huella imborrable sin llegar a ser considerados (siempre con matices) como "estrellas". Artistas que entregan siempre lo mejor de sí en favor de la belleza de la obra y del momento único e irrepetible del concierto para hacer que dicho momento quede grabado para siempre en el alma de los afortunados que lo viven.

En esta ocasión no puedo más que indicar que la sensación que produce la audición de este disco es de verdadero asombro. Un asombro que se acrecienta conforme va desarrollándose la sensacional obra del maestro Brahms y que deja una sensación de satisfacción plena al final.


El Segundo concierto para Piano fue comenzado a componer en 1878 y se completó tres años más tarde, en 1881, en Pressbaum, en las cercanías de Viena. La obra fue estrenada en Budapest el 9 de noviembre de 1881 con el compositor al piano y  a diferencia de su primer concierto recibió una muy favorable aceptación de crítica y público. Hoy sigue siendo considerado como una obra excepcional, llena de complejidad en la parte solista y en la orquestal, y uno de los más bellos y complicados conciertos para piano existentes.

En el caso concreto de este registro, quizá no estemos, en lo referente al solista, ante la poderosa técnica de Gilels, la sensacional frescura de Fleisher, la profundidad de un Barenboim, la belleza de una Grimaud o la prodigiosa limpieza de un Serkin pero la española Alicia de Larrocha, gran señora del piano, nos deja su delicadísimo pianismo, su sutileza en una digitación pulcra, su pasión, su hondura de emociones y su poderosa concepción del complejo mundo musical de Brahms.

Y Jochum, ese enorme maestro de la vieja tradición germánica, es un verdadero prodigio de honradez musical, de entrega al discurso brahmsiano, de fervor por su universo musical y de magnífico servidor de las emociones del piano sin olvidar que esta obra de Brahms es un monumento sinfónico majestuoso, de amplitud e intensidad enormes, de inmenso aliento emocional en el marco de una monumental estructura formal. Quizá por las características de la obra, el maestro se encuentra tan en su salsa para servirnos una verdadera maravilla de recreación.

Espero, sin más, que disfruten de esta verdadera joya musical que sirve además como mi más humilde homenaje a dos artistas realmente únicos e irrepetibles: Jochum y Alicia, músicos clásicos de esos que ya cada vez hay menos.

Eugen Jochum

Alicia de Larrocha




Brahms
Concierto para Piano nº 2

Alicia de Larrocha, piano
Deutsches Symphonie-Orchester Berlin
Eugen Jochum

Grabación
Berlín, 7 y 8 de junio de 1981, Philharmonie Berlin








Visitar también:














sábado, 21 de abril de 2018

Shostakovich. Ballet Suites. Yablonsky. Russian Philharmonic Orchestra. 2003.


Queridos amigos, si ayer dejábamos un disco realmente maravilloso del gran Glenn Gould con una serie de grabaciones en directo sensacionales hoy me gustaría cambiar el tono general y dejar otra verdadera preciosidad de disco dedicado a Shostakovich en el que se muestra su faceta, una más de las muchísimas que tenía nuestro buen maestro, más lúdica, desenfadada, variopinta y animada.

La serie de las Cuatro Suites de Ballet del maestro son un ejemplo precioso de cómo Shostakovich era capaz de componer una música bellísima alejándose de los pensamientos opresivos, duros, tristes y realistas, en ocasiones demasiado realistas, que en general marcan el tono de su obra sinfónica (aparte de su ironía y capacidad de sátira que en ella demuestra).

Aunque las sinfonías, los cuartetos de cuerda y los conciertos representan el núcleo de sus logros, Shostakovich mostró simpatías hacia cualquier música del espectro musical (se decía que comentaba que disfrutaba de toda la música desde Bach a Offenbach). La música de este disco sorprenderá a aquellos que conocen a Shostakovich solo como un compositor "serio" en la tradición clásica y nos mostrará un compositor que entró en el espíritu de la "música ligera" con alegría y entusiasmo.


Las cuatro suites de ballet ocupan una posición equívoca en la producción de Shostakovich. El Decreto de Zhdanov, emitido por el Ministro de Cultura Andréi Zhdánov como una directiva de Stalin en enero de 1948, criticó a Shostakovich, junto con algunos de los principales compositores soviéticos, por las "perversiones formalistas" que hacían que su música no fuera adecuada para la edificación del pueblo soviético. Desde entonces hasta la muerte de Stalin en marzo de 1953, Shostakovich escribió música "seria" estrictamente para el cajón del escritorio y ocasionalmente para actuaciones privadas. Su presencia pública fue arrinconada a una serie de preparaciones de partituras y arreglos de las mismas para películas y piezas patrióticas, que aún elaboradas por expertos, poco tenían que aportar.

El "amigo" Andréi Zhdánov

En este entorno musical y personal es en el que debemos enmarcar y mirando desde esa perspectiva evaluar las Suites de Ballet. Una música ligera, aparentemente incapaz de ofender, de fácil "digestión" y que fue el material ideal para las transmisiones de radio y la promoción a través de medios soviéticos "aprobados" oficialmente.

La edición de esta música del maestro fue llevada a cabo por Lev Atovmyan (1901-1973), amanuense de Shostakovich durante muchos años, quien también arregló suites de varias partituras de películas del compositor y otras composiciones oficiales. Como siempre sucede con Shostakovich nos encontramos de nuevo con la ironía: las piezas que integran las suites fueron extraídas principalmente de ballets proscritos bajo los dictados del Realismo Socialista. Otra ironía más de la cual los responsables eran muy poco conscientes al parecer.

11 de los 21 números están tomados del ballet The Limpid Stream. En realidad corresponde el nombre al de una granja colectiva, donde un grupo de músicos-bailarines entretiene a los trabajadores agrícolas en una sucesión de rutinas de baile y que después de algunas complicadas intrigas amorosas, resulta que son los campesinos los que tienen más para enseñar a la gente de la ciudad que al revés. Las piezas del ballet deberían haber sido un éxito seguro. Su estreno en Leningrado en junio de 1935, seguido de una representación en Moscú de noviembre, tuvo críticas favorables, pero la caída de la reputación de Shostakovich, tras la denuncia de Pravda de la ópera Lady Macbeth of Mtsensk en enero de 1936, pasó su cuenta, y no fue nada agradable. Supuso la prohibición de este ballet tal y como años antes había sucedido con otros dos: The Golden Age y The Bold. 

Las melodías deliberadamente simples de The Limpid Stream, las armonías banales, los ritmos directos y los colores chillones hicieron que la obra funcionara con éxito tanto en Leningrado como en Moscú desde su estreno en junio de 1935 hasta febrero de 1936. Sin embargo, la citada editorial en Pravda a principios de 1936 condenó el ballet y, por implicación, su suite musical. Ambas obras fueron retiradas.

Escena del Ballet The Limpid Stream


La Suite nº 1 es ideal y maravillosa como ejemplo de "música ligera". Después de un cambiante Vals Lírico tomado de la Suite de Jazz nº 11 le siguen tres números de The Limpid Stream: una Danza que recuerda ligeramente al scherzo de la Cuarta Sinfonía de Tchaikovsky; un romance titubeante y nostálgico, delicadamente marcado para instrumentos de viento y cuerdas superiores, y una animada Polka del tipo al que Shostakovich había recurrido frecuentemente a lo largo de los años. Luego viene un despreocupado Vals-Scherzo que es tomado del ballet de 1931 The Bolt para finalizar con un desbordado y maniaco Galop de The Limpid Stream que concluye la secuencia.

La Suite nº 2 se inicia con dos piezas de The Limpid Stream, un Vals reticente, y un largo Adagio que presenta una contribución maravillosa del violonchelo solo. La siguiente pieza es la Polka preciosa de la Suite de Jazz nº 1 a la que sigue el Sentimental Romance que se toma de la partitura poco conocida que Shostakovich compuso para la película de animación de 1934 El Cuento de un Sacerdote y su Sirviente Balda. Michurin, el nombre de un eminente horticultor ruso (1855-1935) y el título de una película de 1948 de Alexander Dovzhenko a la que Shostakovich contribuyó con su música, proporciona el afable Vals de Primavera, y The Limpid Stream se usa una vez más para el frenético final de la suite.

La Suite nº 3 se deriva de dos fuentes. La música incidental para la producción de La Comedia Humana de Balzac de 1934 por Pavel Sukhotin produce la animada apertura de Vals a la que sigue una atractiva Gavotte y una Elegía, cuya melodía principal se encuentra entre las más agradables y bellas inspiraciones melódicas de Shostakovich. Antes, The Limpid Stream ofrece una Danza que recuerda, o más bien anticipa, el famoso Galop del ballet de Kabalevsky Los Comediantes, así como los dos últimos números: un Vals, que es la esencia pura de la estética de la música ligera, y un Galop que propulsa la suite con un acabado intensamente enérgico.

La Suite nº 4, con un menor número de piezas, se presenta así con sólo tres movimientos, cada uno de los cuales proviene de una fuente diferente. The Limpid Stream proporciona una larga pieza de inicio a modo de secuencia de sentido sombrío que constituye el Preludio, que se construye evolucionando en un crescendo hacia un poderoso clímax, antes de regresar a su calma inicial. La Canción de los Grandes Ríos (también conocido como Unity), un documental de 1954 de la República Democrática Alemana y apenas conocido en Occidente, ofrece el entretenido Vals, mientras The Bolt se usa a modo de Scherzo que proporciona una conclusión enérgica e intensa a una suite que amplía el alcance emocional en comparación con los anteriores.

Vestuario para el ballet The Bolt


En su conjunto una serie de piezas realmente preciosas, amenas, divertidas, melódicas, sencillas, bellas y musicalmente muy, pero que muy atractivas. Hay que dejar de lado las consideraciones extramusicales y disfrutar de estas Suites de Ballet por el placer que indudablemente brindan y por el enorme valor musical que encierran.

Rehabilitado como compositor después de la muerte de Stalin, y con el éxito de su Décima Sinfonía el nombre de Shostakovich comienza a verse libre de prejuicios y se extendió por Europa y Estados Unidos. El maestro se sintió capaz de comenzar a publicar trabajos que anteriormente se habían mantenido en secreto y de reafirmarse como una gran fuerza creativa. Una liberación largamente esperada por el maestro que al final llegó.

Disfruten de esta maravillosa música del genial maestro Shostakovich.



Shostakovich
Suites de Ballet
Arreglos de Lev Atovmyan

Suite de Ballet nº 1
Lyric Waltz (Suite para Orquesta de Jazz nº 1)
Dance (The Limpid Stream)
Romance (The Limpid Stream)
Polka (La corriente límpida)
Waltz-scherzo (The Bolt)
Galop (The Limpid Stream)

Suite de Ballet nº 2
Waltz (The Limpid Stream)
Adagio (The Limpid Stream)
Polka (Suite para Orquesta de Jazz nº 1)
Sentimental Romance (El Cuento de un Sacerdote y su Sirviente Balda)
Spring Waltz (Michurin)
Finale (Galop) (Corriente Límpida)

Suite de Ballet nº 3
Waltz (La Comedia Humana)
Gavotte (La Comedia Humana)
Dance (The Limpid Stream)
Elegy (La comedia humana)
Waltz (The Limpid Stream)
Galop (The Limpid Stream)

Suite de Ballet nº 4
Preludio (Variación) (The Limpid Stream)
Waltz (La canción de los grandes ríos)
Scherzo (The Bolt)





Shostakovich
Suites de Ballet nº 1 a nº 4
(Edición de Lev Atovmyan)

Russian Philharmonic Orchestra
Dmitry Yablonsky

Dmitry Yablonsky, chelo, II, Adagio, Suite nº 2
Oleg Tokathev, trompeta, IV, Sentimental Romance, Suite nº 2

Grabación
Studio 5, Russian State TV Radio Company KULTURA, Moscú, 26 de mayo al 1 de junio de 2003